Colapso en industria petrolera es síntoma de la crisis económica venezolana

Nomura reseñó en su reporte de enero un colapso en la industria petrolera venezolana, esto debido a la última data publicada por la OPEP. La firma considera que las cifras podrían ser algo exageradas, buscando así mostrar una modesta recuperación durante los próximos meses, mientras que el ministro Quevedo afirmó que Venezuela podría incrementar su producción en 1 millón de barriles diarios.


La compañía de servicios financieros Nomura emitió un reporte detallando el colapso de la industria petrolera venezolana. El mismo reafirma el bajo recovery value de los bonos venezolanos. También podría afectar la gobernabilidad del país, con los indicadores económicos deteriorándose aún pese a la recuperación de 25% en 2017, cerrando el año en 1,44 millones de barriles por día.

El colapso en la producción se acelera con los últimos datos citados por fuentes directas a la OPEP, al mismo tiempo que se profundiza la escasez de alimentos y productos básicos. Debido a ello, han habido advertencias por partes de asociaciones empresariales (Conindustria/CAVIDEA) de que los controles de precios y los bajos inventarios debido a los descuentos forzados podrían agravar aún más el shock de escasez-

Para Nomura, el colapso en la industria petrolera venezolana es un claro síntoma que refleja la crisis económica que atraviesa el país. Al mismo tiempo, consideran que las fuentes oficiales podrían haber exagerado la caída en la producción en diciembre para poder mostrar una modesta recuperación. Sin embargo, la empresas proyecta una disminución de 25% en 2017, cerrando el año en 1,44 millones de barriles por día.

Mientras, el ministro y presidente de PDVSA, Manuel Quevedo, afirmó que Venezuela fácilmente podría incrementar su producción en 1 millón de barriles diarios, llegando a 2,47 millones de barriles por día. El plan del ministro Quevedo para recuperar la producción de PDVSA incluiría propuestas como: incrementar la inversión internacional para reactivar campos cerrados; incrementar la producción de las empresas mixtas; y reestructurar la deuda con China y Rusia.