El peso mexicano recupera niveles de noviembre

El peso se ha fortalecido a niveles no vistos desde el pasado noviembre, estos antes de que Donald Trump fuera electo presidente de Estados Unidos. A espera de los acuerdos finales y la renegociación del TLCAN, los inversionistas han apostado por la moneda mexicana.


La moneda, después de haber sido fuertemente azotada por una alta volatilidad producto de choques externos, como la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, logró un fortalecimiento tras las elecciones del domingo realizadas en diversos estados de México, y el peso vivió su mejor jornada en nueve meses. Los inversionistas percibieron una moderación de los riesgos políticos con la ventaja del PRI en las elecciones del Estado de México.

El peso mexicano, que ha tenido un fuerte debilitamiento en los últimos dos años, logró recuperar las pérdidas sufridas desde la elección de Donald Trump en Estados Unidos el pasado mes de noviembre. La moneda mexicana se ubicó en 18,36 pesos por dólar, lo que representa su nivel mínimo no visto desde hace 9 meses, mientras que el promedio del año se mantiene en 19,64 pesos por dólar estadounidense.

Se espera que las renegociaciones del TLCAN lleguen a su fin a principios de 2018, pero los mercados ya están fijando el precio de la moneda como si Trump nunca hubiera sido electo. Para el estratega de Credit Suisse, Alvise Marino, que ve el debilitamiento de la moneda a 20,38 por dólar al cierre del año, los riesgos relacionados con Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) podrían resurgir. “La volatilidad aún es alta”, dijo Marino por correo electrónico. “Eso me dice que los mercados siguen siendo conscientes de los riesgos de México.”

Como cualquier otro bien, el precio del peso se determina por el equilibrio entre la cantidad demandada y la ofrecida de este producto en el mercado correspondiente. Así, su precio se eleva cuando aumenta la demanda del mismo y baja cuando se reduce su demanda o se incrementa la oferta de pesos; es decir, su precio es el equilibrio entre el mercado de pesos y el de dólares. Para entender su cotización hay que estar analizando de manera simultánea lo que sucede en ambos mercados de divisas. Por el lado de la oferta de dólares en el mercado cambiario mexicano destacan la reducción en el precio del petróleo, el cual estaba en 103 dólares por barril de la mezcla mexicana en junio de 2014, bajando hasta 19 dólares en enero de 2016. En los mismos meses, la cotización del dólar pasó de 12,60 a 18,50 pesos, para situarse en 22 pesos cuando entró al poder el nuevo gobierno federal estadounidense, ya que se esperaba el anuncio de la cancelación del Tratado de Libre Comercio con México.

Por el lado de la demanda de dólares, se tiene una disminución por cuatro importantes razones: una ligera reducción en las importaciones de bienes y servicios derivada de su mayor precio en pesos, sobre todo la referente a los bienes de consumo; la política monetaria restrictiva, que al elevar las tasas de interés causa una pérdida para aquellos que decidan liquidar sus posiciones financieras con anticipación a su vencimiento; el superávit fiscal del gobierno federal, que se refleja en una menor liquidez en el mercado de dinero, reduciendo así la demanda por dólares; las expectativas de que no habrá cambios drásticos en el TLCAN que perjudiquen de manera fundamental el comercio internacional de nuestro país.