El toro y el oso en la bolsa de valores

En la bolsa de valores existe una analogía con respecto a dos animales, el toro y el oso. Estos representan la tendencia alcista y bajista de la bolsa respectivamente.


¿Qué son el “toro y el oso” en la bolsa de valores?

En la bolsa de valores existe una analogía con respecto a dos animales, el toro y el oso. Estos representan la tendencia alcista y bajista de la bolsa respectivamente. Los inversionistas usualmente utilizan el término “Bullish” para denotar que sus expectativas del mercado en general son alcistas, y se consideran “Bearish” si esperan una caída en los precios.

Ambas expresiones provienen del inglés, y nacen de las palabras toro (bull) y oso (bear). Existen varias teorías acerca del verdadero origen de estos términos, pero hay dos historias comunes que explican el origen de estas metáforas. La historia más generalizada advierte la manera en que atacan estos animales, ya que a finales del siglo XIX, en California, se realizaban luchas en fosas entre toros y osos. Mientras los toros embisten tratando de levantar a su contrincante (representando así el lado alcista por el movimiento de sus cuernos), los osos atacaban levantándose en dos patas y abatiendo sus garras sobre el oponente (constituyendo el lado bajista por la manera en la que caen sus garras).

En el siglo XVIII la piel de oso era muy demandada por el intenso frío en el norte de Inglaterra, lo que abrió paso a que intermediadores comerciales especularan con ellas, vendiéndolas antes de tenerlas a un precio específico. La práctica se volvió popular y pronto se llevaría a tener un exceso de oferta de estas pieles. Por consecuencia, los intermediarios negociaron precios más bajos y lograron quedarse con un margen de utilidad más grande. Así fue cómo surgió el término “corredores de piel de oso”.

Esta práctica es bastante similar a la idea de la venta en corto que caracteriza la caída de los precios. No obstante, en esta historia no hay razón aparente para que al toro se le designara alcista. Actualmente, uno de los iconos más notorios de Wall Street, es la estatua de un toro dorado simbolizando siempre el mercado al alza de Estados Unidos. Hay un dicho común en la bolsa: “los toros suben por la escalera y los osos saltan por la ventana”, cuya interpretación denota que a los índices del mercado les toma mucho tiempo subir, y así lograr nuevos valores altos, pero a los osos les toma tan sólo 6 meses desplomarse, y toda aquella subida alcanzada va ahora cuesta abajo. Es incierto el origen de estos términos, sin embargo, estas son las historias más comunes que se escuchan en el mercado de valores, y han pasado a formar parte importante de la simbología de las finanzas globales.