En junio se deben pagar 80 millones de dólares en deuda soberana

La deuda venezolana ha sido el tema económico más importante del que se ha conversado a lo largo de esta semana, esto debido a los títulos vendidos por el Banco Central de Venezuela (BCV) en descuento a la entidad financiera estadounidense, Goldman Sachs. La operación ha sido un duro golpe para la deuda del país, ya que el país deberá enfrentar una serie de pagos importantes que comprometen la realización de los mismos en el corto plazo.


La deuda venezolana ha sido el tema económico más importante del que se ha conversado a lo largo de esta semana, esto debido a los títulos vendidos por el Banco Central de Venezuela (BCV) en descuento a la entidad financiera estadounidense, Goldman Sachs. La operación ha sido un duro golpe para la deuda del país, ya que el país deberá enfrentar una serie de pagos importantes que comprometen la realización de los mismos en el corto plazo.

Estos ingresos extras provenientes de la venta de los títulos PDVSA 22 a Goldman han representado nuevos ingresos para que la nación pueda honrar los compromisos pertinentes al mes de junio y los demás meses del año, ya que apenas nos encontramos en el primer semestre, por lo que aún se tienen múltiples compromisos de deuda externa que deberán ser honrados. Es pertinente analizar la situación para el mes de junio, donde se deben cancelar 80 millones de dólares correspondientes a intereses de bonos soberanos.

El primer pago del mes se debe realizar el día de hoy, cuando se paguen 35 millones de dólares en intereses del bono Venz 18 (7%), mientras que los faltantes 45 millones de dólares, deberán cancelarse el día 9 del mes en curso. El mes de junio al igual que julio son comparativamente meses ligeros en el cronograma de deuda venezolana para 2017. En mayo a pesar de ser un mes con importantes pagos de cupones, se logró pagar 769 millones de dólares en intereses de 7 títulos (tanto soberanos como de PDVSA). Si bien es cierto que junio es un mes que no representa mayor dificultad para que el ejecutivo cumpla con los pagos, es de suma consideración por la situación actual que atraviesa el país.

Una de las variables en comparación más importantes que observamos es la liquidación de divisas a través del “nuevo DICOM”, sistema que inició operaciones la semana pasada y reportó resultados de 24 millones de dólares. La liquidación de tan sólo 1 semana de este nuevo mecanismo cambiario es equivalente a ¼ del total a pagar en deuda externa para junio. Con unas reservas internacionales que se han movido con fuerza al cierre del mes anterior, debido a los ingresos referentes a la operación pactada entre BCV y Goldman Sachs por los títulos de PDVSA 22, lo que permite cuestionar la confianza que pueda existir en este mecanismo cambiario.

Las cifras parecieran decir mucho más de lo que dan a conocer las autoridades monetarias del país, si bien es cierto que en junio la deuda no debería generar ningún retraso en sus pagos, pareciera que la nación va a necesitar realizar una reestructuración de la misma para los próximos meses del año o bien, ajustar los mecanismos cambiarios a una tasa que se ajuste más a la realidad para recuperar cierto equilibrio en la economía.