Fitch mantiene calificación de riesgo de Venezuela en CCC

Fitch actualizó su posición respecto a Venezuela. La calificación de riesgo se mantiene en CCC, que representa una probabilidad de impago elevada, y la agencia espera que el PIB se contraiga 5,5% en 2017. A pesar de que Venezuela no ha realizado reformas económicas pertinentes para la situación actual, la agencia considera que el historial venezolano ha sido bueno, por lo cual tomaron principalmente la decisión de mantener la calificación.


La agencia de calificación de riesgo, Fitch, mantuvo la nota de riesgo soberano venezolano en CCC, pese al actual entorno económico y político. Dicha valoración decidieron mantenerla ya que valoran el historial de cumplimiento en los pagos de deuda externa y las disposición de las autoridades para pagar la misma.

En la lista de calificación de riesgo de la agencia Fitch, CCC representa una probabilidad de impago alta, y por debajo de la misma tiene CC, que representa las probabilidades de impago muy alta, C, que el impago es inminente, y RD, que el emisor ha dejado de cancelar algún pago vencido. Strandard & Poor´s, que es otra de las empresas calificadoras importantes a nivel mundial, coloca a Venezuela en el mismo rango de CCC, por la misma razón que Fitch, confiando en el historial de pagos anteriores ya realizados.

En el mismo reporte, Fitch espera que la economía venezolana se contraiga un 5,5% este año. Las autoridades de la agencia consideran que una recuperación económica en Venezuela estaría limitada por las perspectiva de continua estrechez del financiamiento y la liquidez de moneda extranjera, la baja de la producción petrolera y la incertidumbre política.

La agencia además considera que el establecimiento de la Asamblea Constituyente convocado por el gobierno no solucionará la crisis política que vive el país. Así como tampoco acabará con la incertidumbre política dada la profundidad de la crisis económica, la alta polarización política y el creciente malestar social, comentaron las autoridades en dicho reporte. La probabilidad de un impago se va a mantener elevada durante los próximos años, con importantes pagos de deuda externa pendiente y falta de credibilidad es poco probable que Venezuela logre mejorar su calificación, al menos en el corto plazo.