Venezuela busca nuevo financiamiento con Nomura

El BCV estaría negociando con Nomura para vender una posición de títulos de deuda venezolana por un monto alrededor de 710 millones de dólares. A pesar de las críticas de diputados de la oposición a transacciones como la del bono PDVSA 22 con Goldman y la propia empresa Nomura, esto parece no tener mayor peso en las decisiones financieras de la compañía japonesa. El dinero ingresado a las reservas después de dicha operación ya fue gastado y es de esperarse que el gobierno busque liquidar la mayoría de sus activos en el corto plazo para hacer frente a sus compromisos de deuda del año.


El Banco Central de Venezuela (BCV) está buscando vender títulos de renta fija a Nomura como una forma de recaudar dinero en medio de una crisis económica. Esta información la dio a conocer el pasado jueves el diputado de la oposición, Ángel Alvarado, y una fuente de la industria financiera, semanas después de que un acuerdo similar involucrara al banco japonés en controversia.

Nomura, que es una entidad de inversión japonesa, habría participado en la misma operación en que lo hizo Goldman Sachs, comprando a descuento participación del título PDVSA 22. Una vez se dio a conocer la realización de esta transacción, los legisladores de la oposición venezolana dieron a conocer, mediante comunicados públicos a Goldman Sachs y Nomura, su posición con respecto a dicha transacción, la cual ayudaba al gobierno actual a reforzar sus reservas internacionales y para qué serían utilizadas.

Después de lo que ocurrió con este título, se rumoraba que el BCV habría estado intentando vender notas de crédito en dólares para buscar aún más financiamiento. De igual forma, Nomura estaría involucrada en esta operación. La agencia de noticias Reuters publicó una nota en la que se habló de negociar alrededor de 710 millones de dólares en títulos valores venezolanos.

El diputado Ángel Alvarado declaró estar nuevamente en contra de estas transacciones en un esfuerzo para presionar a los bancos globales a no financiar al gobierno actual. También hay que destacar el papel que han tenido las reservas internacionales después de la operación del título PDVSA 22.

Luego de un aumento por encima de los 800 millones de dólares, las reservas no han parado de caer, y al 20 de este mes (que es la última información disponible a la fecha) ya perdieron la totalidad de este avance. El nivel máximo del año en las reservas llegó justo después de la operación con Goldman Sachs y Nomura, ubicándose en 10.858 millones de dólares, y a la fecha se encuentran en 10.150 millones de dólares, tan sólo 78 millones por encima de su nivel mínimo del año.

El diputado de la oposición afirmó que el gobierno continúa con su estrategia desesperada de vender activos debido a sus limitaciones de flujo de caja. Y no es para menos, con estos datos de las reservas, sin considerar otras variables como la inflación o la fuerte contracción económica, es de esperarse que el gobierno busque concretar no sólo esta operación con Nomura, sino que también intente vender alguno de sus activos disponible buscando obtener liquidez en el corto plazo, sobre todo de cara a los imporantes pagos de deuda externa correspondientes para octubre y noviembre del año en curso.