Venezuela cumplió con pago de deuda en junio

La nación que debía realizar el último pago de deuda externa del mes, esto en cuanto a pago de bonos se refiere, transfirió la cifra correspondiente en la jornada del día viernes a los inversionistas. A pesar de que junio representaba un mes relativamente ligero en pagos de deuda, la situación se ha complicado debido a otros pagos de intereses, a una situación de tensión política cada vez más delicada y a las pérdidas de los ingresos petroleros por la caída de su valor de mercado.


Venezuela debe realizar hoy el último pago de deuda externa del mes. Se trata de los cupones del bono soberano con vencimiento en el 2020 (Venz 20), los cuales suman 45,001,710 dólares y corresponde el 56% del total a desembolsar durante junio. La Oficina Nacional de Crédito Público (ONCP) confirmó en horas de la mañana la trasferencia de recursos para el pago de los mismos.

Si bien es cierto que junio es un mes que no representa mayor dificultad para que el ejecutivo cumpla con los pagos, es un mes de suma consideración por la situación actual que atraviesa el país. Venezuela debía pagar esta semana 30 millones de dólares al Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), pago en el que hubo un retraso y se entró en período de gracia, es decir, se le dio un plazo de 30 días al ejecutivo para realizar el pago y evitar un evento crediticio, mejor conocido como default.

El mismo día viernes, la ONCP confirmó la transferencia de dicho pago a CAF y aunque se solventara la situación de forma acelerada, es evidente que la nación se enfrenta a dificultades para realizar sus pagos de deuda respectiva. Adicional al pago con CAF, esta semana Venezuela sostuvo negociaciones con funcionarios de Rusia para así acordar una reestructuración de deuda por mil millones de dólares, los cuales también debían ser cancelados durante esta semana. La mejor explicación a las operaciones realizadas entre entidades como Goldman Sachs y el BCV, es la necesidad de liquidez para cumplir pagos de deuda externa, y por ello se han vendido con un gran descuento títulos como el PDVSA 22. La decisión del gobierno de seguir pagando deuda tiene que ver con el riesgo de embargo de activos y cuentas por cobrar en EE.UU., por lo cual es poco probable que el ejecutivo decida dejar de recortar las importaciones, mientras que se podría esperar otra venta de activos para así cumplir con los próximos pagos. Hay que recordar que durante los últimos meses del año, octubre y noviembre, se debe desembolsar un monto superior a los 3 mil millones de dólares, únicamente en títulos de deuda soberana y PDVSA, sin considerar deuda con China o algún otro pago de intereses que pueda tener la nación generado por algún préstamo.

Los últimos eventos han provocado, sumados a la tensión política venezolana, la cual cada día es más delicada, sin duda que la nación confronte problemas con el flujo de efectivo, en parte también ocasionados por la caída en los precios del petróleo. El grupo de inversión financiera, Nomura, emitió un comunicado en el que explican estas variables como causantes de la volatilidad adquirida por la deuda venezolana, y son la razón principal por la que los inversionistas están tan nerviosos sobre cualquier señal que pueda comprometer los flujos de efectivo.